Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Terapia psicológica con niños

La terapia psicológica con un niño es también con sus padres.

La atención y acogida de un niño que requiere tratamiento generalmente viene precedida de un pedido de los padres, quienes consultan porque el niño presenta alguna dificultad que produce preocupación en ellos.

Como adultos responsables, los padres pueden buscar ayuda en este momento en que se hace patente el malestar del hijo.

La problemática del niño puede ser un problema de aprendizaje, inhibiciones en la relación con los demás, celos que irrumpen con la llegada al mundo de un hermanito, problemas derivados de un conflicto o separación de la pareja parental, dependencia emocional exagerada, entre otras.

La primera entrevista se realiza con los padres. Ellos son los interlocutores que situarán en la historia del niño y de la familia la aparición de eso que actualmente les preocupa y motiva la consulta.

Posteriormente, a lo largo del tratamiento del niño, se continúa teniendo entrevistas con los padres, siendo éstos partícipes del proceso terapéutico y testigos privilegiados de los cambios y vicisitudes del mismo.

Es labor del terapeuta orientar a los padres, indicarles la situación por la que atraviesa el niño o aclararles qué es lo que hace obstáculo en el mismo.

No existen respuestas generales; así como el niño encuentra en el tratamiento sus respuestas, cada padre puede, con la ayuda del psicólogo, encontrar cómo hacer con ese niño por el que consulta.

Scroll al inicio
Terapia de adultos