Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Trastorno de la Personalidad

Los rasgos de la personalidad son pautas duraderas en la forma de pensar, percibir y relacionarse con el medio ambiente y con uno mismo, y se evidencian en una amplia gama de contextos sociales y personales.

Sólo cuando estos rasgos se tornan inflexibles y desadaptativos, o causan un malestar subjetivo o una incapacidad para afrontar las exigencias de la vida, es cuando hablamos de Trastornos de la Personalidad.

¿Cómo saber si se sufre Trastorno de la Personalidad?

Una persona sufre un Trastorno de la Personalidad cuando su estructura personal, su forma de ser, es diferente al patrón habitual. 

Esto es, su comportamiento, su percepción de los demás, su manejo ante la vida y su autoestima, es decir los grandes ámbitos en los que nos desenvolvemos con nuestro carácter, están “desenfocados” provocando sufrimiento en uno mismo y en los otros. 

Por ejemplo, una persona desconfiada en extremo, que es suspicaz incluso con sus seres más queridos y que siempre piensa que la están engañando o que se están queriendo aprovechar de ella, humillarla, etc. 

Esta persona sería diagnosticada de Personalidad de tipo paranoide o, incluso, de un Trastorno paranoide de la personalidad. Otros ejemplos de rasgos disfuncionales son la timidez extrema, el comportamiento delictivo, la soberbia excesiva, etc. 

Son “formas de ser” constantes, que no obedecen a un momento concreto sino que están muy arraigadas en el individuo.

Los trastornos de personalidad suelen comenzar al final de la adolescencia o comienzos de la vida adulta y se mantienen presentes a lo largo del tiempo. 

 

¿Cuáles son los principales Trastornos de la Personalidad?

Los principales Trastornos de la Personalidad son: Trastorno Paranoide, Trastorno Esquizoide, Trastorno Histriónico, Trastorno Antisocial, Trastorno Dependiente, Trastorno Narcisista, Trastorno Límite de la Personalidad.

Cuando hablamos de trastorno de la personalidad hay que entender que se presenta una falta de adaptación al entorno que se manifiesta en disfunciones en alguna de las áreas importantes de la vida: estudios, trabajo, pareja, familia, vida social y cualquier actividad de la vida cotidiana. 

Los Trastornos de la Personalidad son problemáticas muy complejas y, en general, de mucha gravedad. En ocasiones es necesario el ingreso hospitalario o un tratamiento intensivo en un Hospital de Día Psiquiátrico. 

La Psicoterapia individual siempre es aconsejable, pero es fundamental que el Terapeuta que se haga cargo de dicho tratamiento tenga experiencia y formación especializada en éstos trastornos.

Scroll al inicio