Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Mi hijo no sabe estudiar?

El fracaso escolar  afecta a muchas familias en España. Si alguna vez te has planteado la pregunta «¿Mi hijo no sabe estudiar?» este artículo te interesa.

Tras dos meses del comienzo escolar nos enfrentamos a las primeras notas de los exámenes de nuestros hijos. En muchas ocasiones estas no son todo lo deseables que esperábamos y se nos plantean cuestiones como: Mi hijo es un vago, no atiende, los profesores no le saben llevar, etc.

Si este es tu caso es el momento de actuar, todavía queda mucho curso por delante.

La solución no está en presionar al niño, ni tampoco en forzar situaciones que hacen que hacen que exista una tensión extra, sino en realizar un análisis adecuado de las causas del problema. Estudiar cuál es el motivo que ha dado lugar a que el niño disminuya su rendimiento académico.

Este motivo puede ser de varios tipos:

  •  De aprendizaje
  • Afectivo-familiar

Si nos inclinamos a pensar que es debido al aprendizaje, hay que investigar si es por falta de capacidad, de esfuerzo, insufiencente  motivación o falta de técnicas de estudio adecuadas que hagan fructífero su trabajo.

Cada vez son más frecuentes los casos de niños y adolescentes que acuden a consulta porque, a pesar de que se pasan toda la tarde haciendo deberes y estudiando no consiguen aprobar las materias. Tanto ellos como sus padres sufren y se angustian ante esta situación.

La solución no esta en saturar al niño con más horas de dedicación, sino, en todo lo contrario, encontrar el motivo de la dificultad académica y conseguir una forma de aprendizaje rápida y efeicaz.

Es importante actuar lo antes posible pues si el niño o adolescete se acostumbra a suspender y a situarse entre «los que van mal» de su clase, su autoestima comienza a bajar. Pueden llegar a sentirse cada vez más inseguros e incapaces de remontar la situación, ante lo cual se rinden y dejan de esforzarse.

Pasado el primer trimestre aún se esta a tiempo de buscar un diagnóstico que haga que el niño salga del pozo en el que se siente metido.

Scroll al inicio
Terapia de adultos