Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿En que consiste el trastorno obsesivo compulsivo?

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

El TOC se caracteriza con la presencia de obsesiones o compulsiones de carácter recurrente.

Las obsesiones se definen como ideas, pesamientos, impulsos o imágenes de caracter persistente que el individuo considera intrusas e inapropiadas y que provocan una ansiedad o malestar significativos. El individuo presenta la sensacion de que el contenido de la obsesión es ajeno, está fuera de su control y no encaja en el tipo de pensamientos que él esperaría tener. Estos pensamientos rara vez se relacionan con hechos de la vida real.

Sin embargo, es capaz de reconocer que estas obsesiones son producto de su mente y no vienen impuestas desde fuera.

¿Cuáles son las obsesiones más frecuentes?

  • Ideas recurrentes que versan sobre temas como la contaminación (p ej. contraer una enfermedad al estrechar la mano de los demás)
  • Plantearse a sí mismo dudas repetitivas (p ej. cómo haber olvidado cerrar la puerta de casa con llave)
  • Necesidad de disponer las cosas según un orden  (p ej. intenso malestar ante objetos desordenados o asimétricos)
  • Tener impulsos de caracter agresivo u horroroso (p ej. herir un niño o gritar obscenidades en la iglesia)
  • Fantasías sexuales

El individuo que tiene obsesiones intenta con frecuencia ignorar o suprimir estos pensamientos o impulsos o bien neutralizarlos mediante otras ideas o actividades (es decir, compulsiones). Por ejemplo, un individuo plagado de dudas sobre si ha desconectado el horno, intenta neutralizarlas comprobando una y otra vez que efectivamente se encuentra apagado.

¿Qué son las compulsiones?

Se definen como comportamientos (p ej. lavado de manos, orden de objetos, comprobaciones,…) o actos mentales (p ej. rezar, repetir palabras en silencio,…) de caracter recurrente, cuyo propósito es prevenir o aliviar la ansiedad o el malestar, pero no proporcionar placer o gratificación. En la mayoría de los casos la persona se siente impulsada a realizar la compulsión por reducir el ma lestar que lleva consigo una obsesión determinada o bien para prevenir algún acontecimiento o situación negativos.

Un ejemplo sería si alguien está obsesionado por la posibilidad de contraer una enfermedad, podría aliviar este malestar lavandose las manos  de forma reiterante. Los individuos perturbados por la idea de dejarse la cerradura abierta puden sentirse impulsados a comrpobarlo cada 5 minutos. Los obsesionados por pensamientos blasfemos no deseado pueden verse aliviados contando del 1 al 10. En algunos casos, estos individuos realizan actos fijos o estereotipados acordes con reglas elaboradas de manera idiosincrásica sin ser capaces de indicar por qué los llevan a cabo.

Por definición las compulsiones resultan claramente excesivas o no están conectadas de forma racional con las ideas que deben neutralizar o prevenir. Las compulsiones más frecuentes implican tareas de lavado, comprobaciones, demandas o exigencias de certeza, actos de carácter repetitivo y puesta en orden de objetos.

¿Cómo solucionarlo?

Los adultos que presentan un transtorno obsesivo compulsivo reconocen en algún momento del curso del transtorno que sus obsesiones o compulsiones son irracionales y excesivas. Es en ese momento en el que puede sentirse dispuesto a resistirlas e incluso llegar a intenarlo.

Al hacerlo puede invadirle una sensación progresiva de ansiedad o tensión que suele aliviarse ridiendose a las compulsiones. En el curso del transtorno, y después de repetidos fracasos al intentar resistir las obsesiones o compulsiones, el individuo puede claudificar ante ellas, no volver a desear combartirlas nunca más e incorporar estas compulsiones a sus actividades diarias.

La obsesiones y compulsiones a la vez de producir un malestar clínico importante dificultan gravemente la vida laboral , familiar y social de quién las padece. Por lo tanto, es importante que la enfermedad se empiece a tratar lo antes posible.

Scroll al inicio
Terapia de adultos