Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cáncer como enfermedad psicológica

Estudios de la  psicosomática señalan que se puede desarrollar cáncer como consecuencia de una enfermedad psicológica.

El término de psicosomática significa que una enfermedad puede ser originada o agravada como resultado de los Procesos Psicológicos de un individuo. Esto no significa que la enfermedad sea menos real por el hecho de que no sea simplemente fisica en su origen. Una úlcera puede ser originada o agravada como resultado de la ansiedad o al tensión. Esto hace que la úlcera sea menos real.

Todo el mundo sabe que el cáncer es causado por sustancias cancerígenas o por radiación o quizas por la dieta. Pero en realidad, ninguno de estos elementos por si solos son explicación suficiente de porqué alguien tiene o no cáncer.

Estos hechos han suscitado que se estudien los posibles componentes psicólogos que pudieran ejercer influencia sobre el cáncer. Se ha estudiado que tanto sufrir condiciones de estrés como el poseer un determinado perfil psicológico incrementan las susceptibilidad al cáncer.

Pero aunque muchas personas pueden experimentar una gran cantidad de estrés durante sus vidas, no es el estres sino el modo de reaccionar ante él, lo que tiene importancia. Así, ante una misma situación estresante como puede ser la separación de un ser queridos, no todos reaccionamos igual, hay quienes no poseen recursos adecuados para superarla y el resultado ante dicha situación puede ser de depresión, la desesperación, el desamparo, la desesperanza,… sentimientos que, según los estudios, puede preceder al cáncer.

La mayoria de los pacientes con cáncer recuerdan haber tenido sentimientos de desamparo algunos meses antes del desencadenamiento de la enfermedad.

Este proceso no causa el cáncer pero le permite desarrollarse.

Esta rendición frente a la vida tiene un papel importante al interferir el sistema inmunológico y puede, mediante cambios en el equilibrio hormonal, llevar a un incremento en la producción de células anormales. Fisicamente crea el clima adecuado para el desarrollo del cáncer.

Como consecuencia de estos hallazgos el tratamiento del cáncer debe ser tanto físico como psicológico.

La intervención psicológica consiste en ayudar a los pacientes de cancer a fortalecer sus creencias sobre la efectividad del tratamiento y a enseñar a enfrentarse con mayor eficacia a sus situaciones diarias. Es importante que haya un cambio tanto en la percepción que los pacientes tienen de si mismos – de modo que crean que pueden resolver cualquier problema que la vida les ha presentado antes del desencadenamiento de cáncer – como en la percepción de sus problemas – de modo que crean que pueden resolverlo más eficazmente.

Scroll al inicio
Terapia de adultos