Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Miedo a las relaciones sociales

La fobia social o el miedo a las relaciones es un cuadro clínico en el cual la persona padece un intenso miedo a someterse a situaciones públicas en las que se sienta algún tipo de evaluación: acudir a reuniones (de trabajo, de amigos), asistir a clases, relacionarse con extraños, iniciar relaciones afectivas, etc.

Estas situaciones resultan al sujeto algo muy embarazoso. Siente el riesgo a caer en ridículo o a sentirse desvalorizado y criticado por los demás.

Debido a estos temores, y a los pensamientos anticipatorios que conllevan, la ansiedad de la persona puede aumentar de forma significativa hasta llegar a desarrollar un «ataque de pánico»

El ataque de pánico es la aparición temporal y aislada de un miedo intenso acompañado por una serie de síntomas físicos y emocionales.

Los síntomas físicos pueden ser: palpitaciones, taquicardia, sudoración, sensación de ahogo, opresión torácica, mareo, etc.

Los síntomas emocionales fundamentales son el miedo a perder el control, el miedo a morir y el miedo a volverse loco.

Las personas que padecen fobia social presentan una respuesta de angustia exagerada ante situaciones o estímulos que para otras personas serían totalmente «normales», llevándolos a evitar la situación temida.

La fobia social (así como cualquier otro trastorno de ansiedad) lleva al paciente a aislarse progresivamente, abandonando muchas veces actividades fundamentales de su vida tales como los estudios o el trabajo.

La fobia social suele estar acompañada de otro trastorno: alcoholismo, depresión, agorafobia, etc.

Por ejemplo, algunas personas para enfrentarse a las situaciones que le generan ansiedad; de este modo no sólo no resuelven su «problema»; sino que también producen uno nuevo.

En todos estos casos, el tratamiento psicoterapéutico es fundamental.

Mediante la Psicoterapia se podrá profundizar en los orígenes y motivos del padecimiento; y se la podrá combatir con recursos nuevos, los que surgen de la compresión particular e intima del problema.

Los síntomas de la fobia social nunca desaparecen solos. Y cuanto antes se los trate más favorable será el pronóstico.

Scroll al inicio
Terapia de adultos