Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Problemas de atención y concentración

 

La atención y concentración no son elementos de la inteligencia pero son condiciones previas e indispensables.

Debemos diferenciar 3 fenómenos distintos:

  • Falta de atención: el sujeto no cuenta con la capacidad de concentrar su atención en una orientación determinada.
  • Correcta distribución de la atención: el intelecto se orienta en varias direcciones simultáneamente para realizar su trabajo continuo de análisis y síntesis.
  • La falta de perseverancia: el sujeto no puede concentrar su atención en un solo tema durante un tiempo prolongado, se cansa pronto y su trabajo disminuye y abandona pronto la tarea que le exige concentrar la atención.

Algunos niños tienen problemas a la hora de concentrarse en la realización de tareas. Se aburren pronto, mantienen la atención por periodos de tiempo muy breves, se distraen con cualquier estímulo que aparece a su alrededor o incluso con los propios pensamientos.

A cada edad se requiere una capacidad de atención determinada que irá aumentando de manera progresiva.

Hay varios factores que pueden predisponer  a este tipo de problema,pero lo que está claro es que la capacidad de atención y concentración es algo que se puede entrenar con la ayuda de profesionales adecuados. Para ello es necesario hacer una evaluación y hacer una intervención en función de los resultados para adecuar el trabajo de atención y concentración a sus necesidades específicas. Además debemos de tener en cuenta que estos jóvenes y niños suelen tener otros problemas asociados, derivados de sus dificultades de atención como problemas académicos, de comportamiento en el aula, de autoestima al ver que no alcanzan los logros académicos, dificultades de aprendizaje, etc..

La edad del niño es importante para saber que trabajar con él. Este problema se manifiesta desde la infancia y con la escolarización, aunque a veces  no nos damos cuenta hasta la preadolescencia cuando las exigencias escolares son mayores. El trabajo que puede hacer el profesional  con ellos le ayudará a mejorar la concentración, la planificación y la organización  en sus tareas.

Podemos concluir que la atención y concentración se aprende con el tiempo y por ello hay que ejercitarla desde pequeños con técnicas y ejercicios guiados por el especialista.

Scroll al inicio
Terapia de adultos